Mensajes de Año Nuevo de Sus Santidades el Dalai Lama y el Sakya Trizin

Su Santidad el Dalai Lama:

“Con motivo del Nuevo Año del Buey de Tierra, en el 17º rabjung del Año Real de 2136, me gustaría saludar a todos los tibetanos, dentro y fuera del Tibet. Rezo por que haya paz y prosperidad, y por que nuestra justa causa llegue gradualmente a una solución.

Aunque no haya ninguna nueva o vieja fase en el contínuo ciclo de los movimientos planetarios, que resultan en días, noches, meses y años, existe la tradición alrededor de todo el mundo de observar el comienzo de un nuevo año al finalizar el anterior. Del mismo modo, en la tierra de las nieves que es el Tíbet, tenemos la tradición de recibir el nuevo año en su primer mes lunar con elaboradas celebraciones y eventos tanto espirituales como temporales. Sin embargo, en este pasado año en Tíbet hemos sido testigos de la muerte de cientos de tibetanos y de que varios miles se hayan visto detenidos y torturados, como respuesta a las manifestaciones por todo el país de su descontento con las policías de las autoridades chinas.

Siendo así, haciendo frente a inmensas dificultades y sufrimientos, ciertamente este Nuevo Año no es momento de las habituales celebraciones y festividades. Admiro el decidido movimiento tibetano que, dentro y fuera del país, ha considerado no celebrar actividades festivas durante estas fechas. Al contrario, todos deberían aprovechar estos días para abandonar actos no virtuosos y emprender acciones positivas, cultivando buenos méritos para que todos aquellos que han sacrificado su vida por la causa tibetana, incluyendo a quienes han perdido su vida en los trágicos eventos del año pasado, puedan alcanzar pronto el estado de Budeidad, renaciendo una y otra vez en reinos superiores. La dedicación debería dirigirse además a todos los que están sufriendo en este momento para que les sea posible, inmediatamente, disfrutar la felicidad de la libertad. Con esta acumulación de méritos colectivos, deberíamos todos esforzarnos por encontrar una pronta solución a la buena causa del Tíbet.

Como bien habíamos sospechado, la campaña de endurecimiento ha sido reforzada en Tíbet y hay una gran presencia de fuerzas de seguridad y militares armados en la mayoría de las ciudades. En todos los lugares en los que alguien se atreve a siquiera insinuar sus aspiraciones, debe enfrentarse a su arresto y tortura. En particular, se llevan a cabo restricciones especialmente crudas en los monasterios, se ha puesto en marcha la reeducación patriótica, y se imponen restricciones a la entrada de turistas extranjeros. Órdenes provocativas se han dado para que se celebre el Año Nuevo. Fijándonos en estos eventos, es evidente que la intención que hay tras ellos es someter al pueblo tibetano a un nivel de crueldad y humillación que no serán capaces de tolerar y les forzará a volver a manifestarse. Cuando esto ocurra, las autoridades podrán ponerse manos a la obra con una represión inimaginable y sin precedentes. Por tanto, quisiera hacer un enérgico llamamiento a todo el pueblo tibetano para que practiquen la paciencia y no caigan en provocaciones para que no se desperdicien más preciosas vidas y no tengan que pasar por torturas y sufrimientos.

Sobra decir cuánta admiración siento por el entusiasmo, determinación y sacrificio de los tibetanos dentro de Tíbet. Sin embargo, es dificil conseguir que merezca la pena si sacrificamos vidas. Por encima de todo, el camino de la no-violencia es nuestro compromiso irrevocable y es importante que nadie se aparte de ese camino.

Una vez más, rezo por que el pueblo tibetano sea libre de la opresión y la tortura, y disfrute de la felicidad de la libertad. Que todos los seres sintientes disfruten de la felicidad en todo momento.

El Dalai Lama,
25 de febrero de 2009

(Primer día del primer mes, Año Tibetano del Buey de Tierra, 2136).

Su Santidad el Sakya Trizin
Su Santidad el Sakya Trizin

Su Santidad Sakya Trizin:

“Puedan las Gloriosas cualidades de las Cuatro Magnificencias
(Dharma, bienestar, aspiración y liberación) ser directamente iluminadas;
Las flores de los signos auspiciosos de la virtud se desarrolla en las diez direcciones,
Enriquecidas por un océano glorioso de felicidad y dicha
que cubre toda la Tierra con toda excelencia”.

Os deseo a todos buena salud, larga vida, prosperidad y esperanza para que todos vuestros deseos se cumplan. Todos los mejores deseos vienen de practicar actos virtuosos y no solo con oraciones. por tanto, debemos tomar la determinación de que en este nuevo año pondremos énfasis y devoción en la práctica de actos virtuosos, que se inspiran en la amabilidad amorosa, la compasión, la tolerancia y el perdón. Ateniéndonos a estas cualidades a lo largo de nuestras vidas no solo ofreceremos alegría a los demás sino que nos aseguraremos una felicidad sin fín para nosotros mismos. Considerando esto, deberíamos comenzar el nuevo año y rezar por que traiga buenos auspicios y alegría para todos los seres sintientes.

Con mis bendiciones,

El Sakya Trizin”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s