La escuela Sakya estrena estupa en Castellón

La comunidad budista instalada desde 2003 en la localidad castellonense de Vall d’Alba ya reza frente a su recinto de referencia, la stupa, “el monumento de paz que representa la mente del Buda, la Mente Iluminada o Conciencia Despierta“, según ha explicado los religiosos.

Los monjes estuvieron de fiesta en la jornada de este jueves, con motivo de la consagración de la stupa, unas celebraciones presididas por elLama Jamyang Tashi Dorje Rinpoché, Abad de Monjes Budistas Sakya Tashi Ling, al tratarse del primer monolito de esta comunidad religiosa en la Comunidad Valenciana.

Más de un centenar de miembros de la comunidad budista, autoridades autonómicas, provinciales y locales, acompañaron a Lama en esta fiesta. El alcalde de Vall d’Alba y vicepresidente de la Diputación de Castellón, Francisco Martínez, el secretario autonómico de Infraestructuras de la Generalitat, Victoriano Sánchez, y el director general de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, Pedro García Ribot, entre decenas de castellonenses “decidieron compartir este significativo momento de la trayectoria del monasterio de Castellón“.

Los monjes explican que “han necesitado varios años de trabajo para reunir las exigentes condiciones que se precisan para propiciar el reto de materializar esta stupa. Son numerosos los obstáculos que se han debido superar para hacer realidad este proyecto”, comentan.

El proceso de ritualización y consagración es complejo. “Han sido unos meses de mucho esfuerzo y dedicación, tanto por parte del abad como de toda la comunidad”, advierten.

La arquitectura y forma sagradas de la stupa “se comunican directamente con los niveles más sutiles de nuestra mente” para activar “su natural poder de amor bondadoso y compasión ecuánime”. Por su especial configuración, por la cantidad innumerable de reliquias y de elementos que contiene y por las numerosas consagraciones que se han vertido en ella durante todo su proceso de construcción, la stupa “es un potente emanador y potenciador de energía de paz, sabiduría y salud“.

“Estamos convencidos que esta stupa aportará grandes beneficios espirituales a Vall d’Alba, a la Comunidad Valenciana y al conjunto del estado Español, a la vez que consolidará nuestra actividad religiosa, social y cultural”, concluyen.

La comunidad budista se instaló en esta localidad castellonense en el año 2003 y desde allí busca proyectar ‘la paz en el mundo’.

Fuente: El Mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s