Una prisión de Salamanca inicia actividades budistas para los presos

Por primera vez en la historia de la penitenciaría española dos reclusos han recibido el sacramento del bautismo budista, el refugio.

Cuando uno no es religioso, no hay ritual de iniciación para convertirse en budista. Sin embargo, cuando existen personas de otras creencias que desean convertirse pueden hacerlo a través de la concesión del mandala o gohonzon. Tras la ceremonia, el individuo ya es budista.

Los dos nuevos budistas son los internos de la prisión salmantina de Topas, Doris Rodríguez y Ángel Arias: “Después de hacer prácticas de meditación y relajación, el budismo me ha aportado la paz, la tranquilidad y la felicidad que necesitaba”, asegura Doris. “No se trata de una religión sino de algo natural que nace dentro de tí, que te permite entenderlo e interpretarlo como tú mismo eres”.

La cara de Ángel no podía disimular la satisfacción por el acto protagonizado junto a su compañera de prisión: “Hace años que vengo siguiendo y estudiando el budismo. Los ideales en los que se basa: la bondad, el amor hacia los demás y la no-violencia fueron los argumentos definitivos que me animaron a dar un paso tan importante como el que hemos dado hoy”.

Para llevar a cabo la ceremonia se contó con la presencia del lama tibetano Thubten Chöden, del centro Nagarjuna de Madrid, que estuvo en todo momento acompañado por su traductora, la Venerable Dechen, así como el Venerable Fabio Poza.

Tras el acto, Ángel y Doris quisieron compartir su alegría con el resto de los reclusos y para ello les brindaron la oportunidad de asistir en grupo a la charla que el lama Chöden ofreció en el salón de actos.

Durante más de una hora el maestro habló de la armonía y paz interior del individuo. Resaltó la importancia que tiene el respeto y el amor ahcia los demás para conseguir dicho objetivo, salvando obstáculos como el egoísmo, el orgullo o la envidia, grandes inconvenientes para obtener un desarrollo pleno.

De este modo, la cárcel de Topas se presenta como uno de los centros penitenciarios de referencia a la hora de poner en práctica planes de desarrollo y crecimiento personal, así como de integración social. En este sentido es imprescindible mencionar el proyecto “Liberación en la prisión”. Gracias a él y al enorme esfuerzo del funcionario Forty Sánchez, los dos primeros sábados de cada mes un grupo de hombres y mujeres pueden practicar la meditación y técnicas de relajación budistas. Un plan que ya ha comenzado a aplicarse también en la cárcel de Ávila.

 

Anuncios

One thought on “Una prisión de Salamanca inicia actividades budistas para los presos

  1. Sin lugar a dudas una buena noticia, pues qué mejor integración social que la enseñanza de unos valores y unas prácticas tan firmes y naturales como los del budismo y la meditación. Actualmente, en las prisiones, se limitan a vagar haciendo cuatro o cinco actividades muy determinadas, mas las “triquiñuelas” que se imaginen los internos para pasar su tiempo ahí dentro de la mejor manera posible. Una buena alternativa, un gran aporte y, además, una infinita enseñanza para que una vez queden libres puedan ver la vida de otra forma, hayan sido culpables del mayor de los delitos o víctimas de una irrisoria sentencia que por algo ridículo les haya llevado entre barrotes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s