El Dalai Lama visita las áreas afectadas por el desastre de Fukushima

Llegando a la ciudad de Koriyama, en la prefectura japonesa de Fukushima, es difícil apreciar a simple vista diferencias notables con otros lugares que Su Santidad el Dalai Lama haya visitado en los últimos días.

Pero un contador Geiger, el aparato que se utiliza para detectar radiación, al ser colocado en el suelo en pleno centro de la ciudad justo antes de la llegada del Dalai Lama, mostró una lectura de 2.28 microsieverts por hora, una marca que roza el límite de peligrosidad para la vida humana cuando se expone a dicha radiación durante un año de manera continuada.

El pasado 11 de marzo, después del terremoto de magnitud 9 y el posterior tsunami, la planta nuclear de Fukushima, a 60 km. de Koriyama, sufrió graves desperfectos en su sistema de refrigeración, lo que causó fugas de radiación nuclear.

Más de 200.000 personas tuvieron que ser evacuadas de la prefectura de Fukushima. Muchos nunca volvieron, y aquellos que sí lo hicieron se encontraron con familias divididas y negocios destrozados.

A la vuelta de una visita a las áreas devastadas por el tsunami en Sendai, el Dalai Lama dijo al público congregado en la Universidad de Nihon que una mente tranquila, la autoconfianza y un enfoque holístico de las circunstancias trágicas son esenciales a la hora de afrontar los problemas.

“Un buen sistema inmunitario puede proteger vuestra salud física, pero si tu estado mental es inestable, incluso un pequeño contratiempo parece insuperable”, dijo el Dalai Lama.

Respondiendo a la preocupación de un profesor por que sus estudiantes se enfrentasen al dolor emocional después del tsunami y la amenaza de radiación, Su Santidad dijo que “siempre es beneficioso compartir el sufrimiento de la gente. Nosotros, como animales sociales y parte de la sociedad humana, debemos servirnos de nuestra inteligencia humana y ayudar a quienes sufren. Pensad siempre que no estáis solos, que toda la humanidad está contigo”.

Aconsejando a los asistentes, muchos de ellos desahuciados de sus lugares de origen debido a las fugas radiactivas, el Dalai Lama dijo que siempre es mejor tomar precauciones: “Debido al calentamiento global es posible que haya más desastres naturales en el futuro, así que es mejor trasladarse a tierras más elevadas y reconstruir vuestro hogar y vuestras familias con mayor entusiasmo”.

Recordando que fue su madre quien le inculcó el sentimiento de la compasión, el Dalai Lama dijo que la calidez de corazón y la amabilidad son la fuente última del optimismo y la fuerza interior: “El primer beneficio de la compasión genuina es para el propio practicante. La auténtica calidez de corazón te da la autoconfianza y la decisión de ver las cosas de manera positiva e imparcial”.

Rechazando de plano los rumores de que el mundo podría terminar en 2012, el líder espiritual tibetano dijo que la Humanidad seguirá adelante, evolucionando durante miles de años más.

“Todos y cada uno de los 7.000 millones de seres humanos tienen algo de qué quejarse, así que no os preocupéis. Sed optimistas”.

Fuente: Phayul / Traducción: SanghaVirtual.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s