Moscú contará por fin con su primera gran gompa

Los trabajos comenzarán este año. El santuario se alzará en un área de casi tres mil metros cuadrados, en la que también estarán ubicados un centro cultural, una clínica, una sala de conferencias y un comedor social.

Hace hay varios años que los budistas están esperando la construcción de este templo en Moscú. A principios de siglo, se logró un notable avance en este sentido: el entonces alcalde capitalino Yuri Luzhkov y el dirigente de la República de Tuvá, Sholban Kara-ool, firmaron un contrato para construir un templo budista y un centro cultural y comercial en esta capital. De acuerdo al plan, todo debía estar listo para 2008. Pero la obra jamás comenzó. Últimamente se acordó otro proyecto sin acabar, el de Otrádnoye. La promotora del mismo es la comunidad budista de Moscú. El presidente de la Asociación Budista de Karma Kagyu, Alexánder Koibagárov, señala:

–La comunidad budista de Moscú ya está próxima a ratificar el proyecto de Otrádnoye. El único problema es la falta de dinero.

Otro problema, por cierto mucho menos importante, es que en Moscú hay más de una veintena de comunidades budistas de diversa orientación oficialmente registradas. El templo, de ser construido, pertenecería solo a una de ellas. Por otro lado, en el budismo no es tan relevante cuál de las escuelas de la multifacética doctrina sea propietaria del santuario. Mucho más importante es la existencia de un templo. El portavoz de una de las corrientes budistas, Drikung Mahayana, Alexánder Dogaev, aclara:

–Necesitamos este templo. Se trata de una obra de culto y un lugar de encuentro de diversas corrientes. En la capital de Kalmikia, Elista, visité la Morada de Buda, donde celebran sus actividades representantes de diversas escuelas y corrientes. Es un centro con una doble función, cultural y religioso, y un lugar donde se puede meditar y estudiar la doctrina. Estoy seguro que todas las corrientes acudirán al templo budista de Moscú cuando esté.

La realización del proyecto comenzará por la construcción de las llamada estupa, un recinto para guardar reliquias, una obra monumental y símbolo de unidad de todos los budistas. Alexánder Koibagárov explica:

–En la estupa no hay locales internos, es un lugar para rezar, meditar y celebrar ritos. Cerca de este lugar se celebran diversas fiestas budistas, como el Nacimiento de Buda, la Entrada en el Nirvana, la Ilustración a cargo de Grandes Maestros, entre otras. Este monumento puede ser común para todos. No hay hostilidad ni conflictos ni competencia entre nosotros. Creo que si tenemos una estupa y un templo, todos tendremos tiempo y posibilidad para practicar nuestra doctrina, sin codearnos, y celebrar nuestras fiestas comunes.

Los budistas de Moscú también esperan tener otro templo entre las obras de culto del conjunto memorial de la colina Poklónnaya, donde ya existe una iglesia ortodoxa, una mezquita y una sinagoga.

En Rusia, el budismo existe desde principios del siglo XVII, cuando algunas tribus kalmicas adoptaron la ciudadanía rusa. En 1741, la emperatriz rusa Isabel firmó un manifiesto, en el que declaró el budismo como una de las religiones del Estado ruso.

Leer más: http://spanish.ruvr.ru/2014_03_20/Moscu-templo-budista-religion/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s