Un niño pisotea un mandala a punto de ser terminado

Un mandala -dibujo de arena que los monjes budistas tibetanos usan para representar la impermanencia- fue desmantelado antes de lo previsto, y no por un monje mediante una elaborada ceremonia, sino un niño de tres años, que el viernes pasado lo pisó para jugar, pensando que era una zona de juegos.

Los tres monjes de Nueva Jersey (EEUU) que llevaban días haciéndolo fueron corriendo a intentar protegerlo.

Según NJ.com, el niño saltó los cordones que lo protegían cuando apenas quedaba una hora para terminarlo y unas pocas más para ser destruido en una ceremonia de 2500 años de antigüedad en el ayuntamiento de Jersey City, para dar la bienvenida a nuevos vecinos a la ciudad.

“A todo el mundo se le paró la respiración”, dice el Concejal Daniel Rivera.

Los monjes, que al principio pensaron que ya no había nada que hacer, pudieron reparar parte del daño. El lama Wangdu quitó importancia a lo ocurrido: “¿Qué le vamos a hacer?”, dijo Geshela. Su discípulo Lobsang Chodak dijo que él y su compañero no querían decepcionar a nadie, así que aprovecharon la ocasión para explicar la lección que el mandala debía dar en cualquier caso: “Algo tan bonito y después, en un momento, ya no está”.

Aunque sea antes de tiempo. ¡Cosas que pasan!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s