Nota aclaratoria sobre las declaraciones de Su Santidad el Dalai Lama sobre los refugiados

moechte-dort-wiedergeborenEn los últimos días un gran número de medios de comunicación se ha hecho eco de unas palabras de Su Santidad el Dalai Lama durante una entrevista con el prestigioso diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Estas declaraciones han corrido como la pólvora en las redes sociales y ha surgido una gran polémica al considerar que estos comentarios de Su Santidad son xenófobos. Se le ha tildado de hipócrita -él mismo vive como refugiado en la India desde que China invadió por la fuerza el Tíbet en 1959-, y muchas personas se han apresurado a publicar comentarios de muy mal gusto que nos entristecen profundamente, no ya porque puedan considerase insultos a nuestro querido maestro, que una y otra vez aconseja practicar valores como la paciencia y la compasión, sino por utilizar las palabras de Su Santidad de forma interesada y maliciosa para fomentar la discriminación y enaltecer el odio.

Desde Sangha Virtual, como sitio dedicado a la práctica budismo tibetano y como conocedores del que consideramos nuestro maestro contemporáneo más importante, nos sentimos con la responsabilidad moral de puntualizar sus declaraciones y lamentamos profundamente que hayan podido causar cualquier tipo de malestar.

A continuación podéis leer sus palabras:

Frankfurter Allgemeine Zeitung: Después de tantos años como refugiado, ¿qué piensa sobre la actual crisis de los refugiados en Europa?

Dalai Lama: Si nos fijamos en las caras de los refugiados como personas individuales, sobre todo en los niños y las mujeres, sentimos su sufrimiento. La gente que está en una situación mejor tiene la responsabilidad de ayudarles. Por otro lado, en este momento hay demasiados. Un país europeo, por ejemplo Alemani, no puede ser un país árabe. Alemania es Alemania. Hay tantos en que la práctica es complicado. También veo que, moralmente, estos refugiados deberían serlo sólo de forma temporal. La idea sería volver y ayudar a reconstruir sus países.

FAZ: En Europa hay un creciente sentimiento islamófobo. ¿Cómo lo califica?

DL: Hay individuos musulmanes, y grupos pequeños, que se matan entre ellos en sus países. Chiíes, suníes… No representan a la totalidad del Islam, a todos los musulmanes. El mensaje principal es el amor, tanto del Islam como de todas las demás religiones. Hay gente mala entre los budistas, los cristianos, los judíos, los hindúes… Sólo porque un pequeño número de musulmanes sean responsables de sucesos tristes no podemos condenar a todo el mundo musulmán.

[Entrevista completa en alemán, aquí]

Si dejamos a un lado los titulares sensacionalistas y las impresiones precipitadas, podemos comprobar cómo Su Santidad se limita a describir una realidad.

Por un lado, muchos gobiernos europeos se han visto desbordados por la llegada de un gran número de personas que en su mayoría huyen de conflictos armados. Cuando Su Santidad dice que “hay demasiados” se refiere al hecho de que estos países receptores han decidido limitar el número de refugiados a los que deciden acoger. Por desgracia, no han podido, no han sabido o -triste pero cierto- no han querido acoger a tantas personas necesitadas. El Dalai Lama no entra a valorar estos detalles tal vez porque, probablemente, desconozca las razones que cada gobierno haya podido poner sobre la mesa para justificar su gestión. Cada estado dispone sus propios protocolos para gestionar la entrada de cierto número de refugiados. Cuando una gran cantidad de ellos pasan más y más meses desesperados en unas condiciones tan deplorables sin recibir el trato humanitario que tanto necesitan, decir que son “demasiados” no es una afirmación xenófoba o insolidaria, sino un hecho palpable. Su Santidad no dice que toda esa pobre gente no merezca ayuda, sino que su número es muy alto y comprende que los países receptores lo vean como un asunto difícil de administrar.

Por otro lado, el Dalai Lama ha expresado que “un país europeo no puede ser un país árabe” y esto ha sido interpretado como un comentario racista. Tal vez comprendamos mejor lo que quería decir si ponemos el ejemplo de su propio país: Si el Tíbet tiene su propia cultura, su propio idioma, su propia tradición espiritual, sus propias costumbres, tradiciones, etc. diferentes a las chinas, eso significa que nunca podría ser “un país chino” incluso estando bajo su dominio político y militar. El planteamiento en sí no presupone ningún tipo de rechazo hacia las personas chinas. Del mismo modo, afirmar que Alemania no puede ser un país árabe no debería entenderse como una expresión racista o xenófoba, sino como una mera observación.

Para finalizar, muchas personas también han considerado xenófobo e hipócrita el argumento del Dalai Lama de que los refugiados sólo deberían ser acogidos temporalmente. En 1949 el gobierno de Mao Zedong empezó a ocupar territorios tibetanos, para acabar por invadirlo por la fuerza bruta diez años después. Desde entonces, Su Santidad junto con más de un millón de tibetanos continúan siendo refugiados; de hecho, él mismo recibe personalmente en Dharamsala a los tibetanos que consiguen alcanzar la frontera con India. Por desgracia, durante todos estos años las durísimas políticas del gobierno chino han impedido a los tibetanos habitar su propio país con unas condiciones mínimamente aceptables. Sin embargo, una y otra vez surge la cuestión de si el Dalai Lama volverá algún día al Tíbet. Del mismo modo, por supuesto que todos los refugiados sirios deberían volver a su país, a sus viviendas ya destruidas, a sus barrios literalmente barridos por la violencia y la miseria tras ser acogidos de forma temporal en otros países, pero siempre y cuando puedan hacerlo con ciertas garantías de seguridad, esperanza, prosperidad… Sin embargo, ese carácter temporal de acogida de refugiados mencionado por el Dalai Lama ha sido interpretado como una suerte de rechazo hacia los refugiados, como si defendiese su expulsión y repatriación cuando la situación en sus países de origen todavía es caótica. Nada más lejos. Una vez más, qué mejor ejemplo que él mismo, refugiado desde 1959.

Sin pretender actuar como representantes ni portavoces, como seguidores de Su Santidad el Dalai Lama, como practicantes de una filosofía espiritual cuyo pilar fundamental es la compasión por los demás y como simpatizantes de la causa tibetana y la defensa de los Derechos Humanos en general, nos entristece profundamente que sus palabras hayan podido ser malinterpretadas y nos sumamos a su sincero deseo de que los refugiados tengan muy pronto la posibilidad de regresar a sus hogares en paz.

Anuncios

One thought on “Nota aclaratoria sobre las declaraciones de Su Santidad el Dalai Lama sobre los refugiados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s