Dzongsar Rimpoché ruega no entregarle más regalos como ofrecimiento

35501968-a20_20dzongsar_20khyentse_20rinpoche_20close_20up“El mejor ofrecimiento que podemos hacer a los Budas y a nuestros maestros es poner el Dharma en práctica. Así ha sido dicho por maestros anteriores.

Sé que sois muy devotos y generosos, pero os ruego que no me entreguéis regalos personales de ningún tipo durante mis próximos eventos alrededor del mundo. Para mantener la tradición de hacer ofrecimientos, si queréis seguir haciéndolos, entonces por favor apoyad la Fundación Khyentse y el proyecto 84000.

La Fundación Khyentse mantiene los estudios y prácticas budistas de miles de monjes, monjas, laicos y maestros en cuarenta países y la preservación y publicación de millones de páginas de textos budistas. Por su parte, 84000 apoya a cientos de traductores que traducen el Kangyur al inglés. Traducciones que ya han llegado a 150.000 personas en 238 países. Así que cuando hacéis regalos a la Fundación Khyentse y a 84000 no sólo estáis ayudando a cumplir mis deseos y aspiraciones, sino que además sabéis que vuestro dinero estará siendo bien empleado.

Por el contrario, realmente me supone un problema cuando se malogran los ofrecimientos, como pasa con frecuencia. Últimamente la gente me ha dado más de veinte cafeteras de todo tipo, y muchísimas vitaminas, remedios para el dolor de cabeza y analgésicos que posiblemente no podría terminar de tomarme antes de caducar, ni aunque empezara a tomármelos en este mismo minuto.

Y hay muchísimos bombones y tés chinos que acabamos gastando con prisas o guardándolos en un sitio donde muchas veces se acumulan y acaban por estropearse. De hecho, algunas cosas ocupan tanto espacio que no tenemos sitio para guardarlo, y como viajo mucho no me las puedo llevar conmigo. Son sólo algunos ejemplos de cómo me siento incapaz de respetar y apreciar estos regalos con propiedad.

Pero hay muchas otras formas de hacer ofrecimientos. Aparte de practicar el Dharma y apoyar a la Fundación Khyentse y el proyecto 84000, podéis ofrecer velas, agua o incienso en vuestros propios hogares. Con ocasión de peregrinaciones a sitios sagrados o para las pujas que yo haga, podéis hacer ofrecimiento de las cosas que se necesiten para esa puja, por ejemplo.

Siento ser un poquito duro en este mensaje, pero por favor, entended que es porque de verdad quiero apreciar vuestros regalos y no desperdiciarlos, para que entonces sí sea algo verdaderamente beneficioso”.

Dzongsar Jamyang Khyentse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s